La ChimeneaEn la segunda crujía de la casa original se encontraba la estancia  dedicada a cocina y sala de estar (hoy Sala III).

La mayor parte de la misma la ocupaba una gran chimenea de cornisa corrida, llamadas en Bienvenida “de topetón”.

Dicha cornisa no existía ya en la última etapa del edificio, pero hoy es posible contemplar a un nivel por debajo del suelo actual, la base de la chimenea, constituida por una gran piedra de molino reutilizada para hacer el fuego encima, con el fin de  que no dañara el suelo de baldosas de barro.

En las casas tradicionales de la Baja Extremadura, esta estancia dedicada a cocina y a sala de estar era la que tenía más importancia. La campana o “topetón” de la chimenea, de gran tamaño, era un espacio en el que podían tener cabida varias personas cerca del hogar o “candela” mientras elaboraban la comida o conversaban al calor del fuego.

Junto al hogar, se conserva en forma de vitrina el hueco original en la pared que tenía la función de despensa y almacenaje de la vajilla de mesa, conocido como “chinero” o alacena. En el interior del cañón de la chimenea se disponían una serie de piezas de madera, destinadas a colgar recipientes y elementos propios del menaje de la cocina.

Novedades en tu e-mail

Suscríbete a nuestro Boletín para recibir novedades en tu e-mail

Selecciona la(s) lista(s):