• Inicio
  • Sala-3. Manuel Mejías Rapela “Papa Negro”

1894-00-00-manuel-bienvenida-canarioManuel Mejías Rapela, Bienvenida III (1884-1964)

Quinto hijo de Manuel Mejías Luján. Nació el 12 de febrero de 1884 en Bienvenida, en la casa familiar del número 15 de la Calle del Cuerno. Desde 1963 dicha calle, lleva su nombre. Siempre llevará en su recuerdo a la Virgen de los Milagros, la veleta de su casa, la fuente y la copla sobre el gallo de la torre. También diría siempre aquello de: “Extremeño, duro como leño”.

En Llerena, cuando su padre instala su negocio allí, aprende las primeras letras y torea en público por primera vez en una becerrada.

En 1891, se traslada a Sevilla con sus padres, donde su hermano Pepe y él viven inmersos en su afán de ser toreros. En cierta ocasión un inglés le tira un libra de oro,  el primer dinero que gana en su vida y con el que se compra los primeros trastos del oficio. A veces le hace de toro la hija de un sastre de toreros llamada Pastora Rojas que pasados los años sería la famosa Pastora Imperio.

Con 8 años, en una de las aventuras que protagoniza con su hermano, torea un Miura en el Cortijo de El Cuarto. Será contratado para la famosa Cuadrilla de Niños Sevillanos, que toreará en Lisboa en 1893 y será abandonado con su hermano a su suerte por el empresario. Consigue torear 17 becerradas para mantenerse. A la vuelta a Sevilla, sus éxitos en Portugal corren por Andalucía como la pólvora, torea en El Puerto, Jerez, San Fernando, Cádiz y Ronda. Su padre sería su maestro, banderillero y apoderado.

En 1895 torea en la isla Tercera (Azores) y obtiene un clamoroso triunfo del que se hace eco la prensa portuguesa. Toreará varios festejos más en el país vecino.

A la vuelta, forma con Revertito, sobrino de Reverte, la  Cuadrilla de Niños Sevillanos, debutando en la Maestranza de Sevilla y toreando muchos festejos por La Mancha y Andalucía.

En 1896 toreará 23 becerradas en Francia. Será en 1898 su presentación en Madrid, donde debuta el 18 de diciembre, gracias a la ayuda que le presta la familia Ortega y Gasset, con la que pasará un tiempo en la capital.

En 1900 toreará tres corridas en Niza (Francia), donde resulta corneado. Su padre lo llevará a recuperarse a la finca Matanegra, cercana a Bienvenida. Debutaría con picadores en Badajoz, en 1902.

En 1903 conseguirá debutar como novillero en Madrid (un jovencísimo José Ortega y Gasset le ayudará a ponerse su primer traje de novillero).  Al debut le seguirán éxitos en Madrid, Valladolid, Valencia, Barcelona, y… Sevilla, donde el 14 de junio debuta como novillero en La Maestranza. Las siguientes temporadas serán extraordinarias.

Su alternativa tendrá lugar en Zaragoza, en 1905, de manos de Algabeño. Será un gran triunfo.

La temporada de 1906 comienza con una corrida en Madrid en honor a los Reyes de Portugal, a los que acompañan los de España. El 18 de marzo debuta en Barcelona y después toreará en Francia. El 2 de junio interviene en la corrida regia con motivo de la boda del rey D. Alfonso XIII.

En la feria de Cartagena, el 5 de agosto, tiene lugar la célebre colecta para las familias de las víctimas del naufrafio del transatlántico genovés Sirio,  él dona las 5.000 pesetas que gana en la corrida. Cartagena le entrega con gratitud una medalla de oro orlada de diamantes con la Virgen de la Caridad.

La temporada de 1908 será de gran avance en su carrera. Torea en todas las plazas y los públicos más exigentes reconocen su valía. Sumó 33 corridas, con éxito siempre creciente, alternó con los máximos espadas de aquellos años.

En  México torea 21 corridas, siendo su mejor tarde la del 10 de enero de 1909, corrida de lujo a beneficio de las víctimas de los terremotos de Italia, con asistencia del presidente de la República Porfirio Díaz, al que brinda el segundo de la tarde.

El día 29 del mismo mes, en presencia de Machaquito y Gallito, arma el alboroto, produjo el delirio de los aficionados con su éxito.

El periodista José de la Loma, Don Modesto, lo proclama Papa Negro de la Tauromaquia y le dedica el famoso poema que pasaría a la Historia:

“Oigo una enorme ovación,

y el público enardecido,

irrumpe en fiero alarido,

de entusiasta admiración.

De Bienvenida el pendón

ondula mirando al cielo

Y a sus pies a ras del suelo

Y entre gloriosas muletas,

Se estremecen las coletas

De Lagartijo y Frascuelo”.

Año glorioso y trágico el de 1910, pues en una encerrona con 6 toros del Conde de Trespalacios recibe una cornada en la pierna que afectará su carrera para siempre.

En las temporadas siguientes marcharía a América, en Colombia, Venezuela, México, etcétera, viviría mil y una aventuras, como el caso en  que su coleta le salvó de morir en el fuego cruzado entre las tropas de Carranza y Pancho Villa, en plena Revolución Mexicana.

A partir de la década de 1920 este torero de primera categoría se entregará a la encomiable labor de hacer de su casa una auténtica Universidad de la Tauromaquia, una escuela de valores humanos, profesionales y artísticos, en la que se formaron sus hijos. Algunos de ellos llegarían a ser primeras figuras de su tiempo.

Ruta Dehesa y Toro

Ruta Dehesa y Toro
La Ruta Dehesa y Toro en Extremadura ofrece la posibilidad de conocer la vida del toro bravo en el ecosistema natural único de la dehesa y vivir experiencias relacionadas con las tradiciones y la cultura taurina.

Visitar

Galería Fotográfica

Galería Fotográfica
Conoce el archivo gráfico de José Mejías Rapela. Bienvenida II, .

Visitar

Novedades en tu e-mail

Suscríbete a nuestro Boletín para recibir novedades en tu e-mail

Selecciona la(s) lista(s):