• Inicio
  • Sala-4. Manuel Mejías Jiménez

976276Manuel Mejías Jiménez, Bienvenida IV (1912-1938):

Nació en Dos Hermanas (Sevilla). Siendo muy niño ya vivirá aventuras en el viaje que realiza a América acompañado de su madre y sus hermanos Pepe y Rafael. Iban a encontrarse con su padre en Colombia. Se establecerán en Cartagena de Indias. Posteriormente vivieron en Venezuela, donde todos los días su juego, con su hermano Pepe y otros niños, será el del toro.

Su hermano Pepe y él matarán sus dos primeros becerros en una plaza venezolana, a puerta cerrada, el 22 de octubre de 1922. No torearán en público hasta el 27 de enero de 1924, en la plaza Metropolitana de Caracas. El 10 de febrero torearán otro festival en el Coso de San Martín de Caracas antes de regresar a España.

El 22 de febrero de 1925 torean por primera vez en España, con su padre, sería en un festival a beneficio de la Virgen del Rocío, en Coria del Río (Sevilla). El periodista José Alarcón escribirá: “En Coria se ha descubierto una mina…”. El 28 de junio debutarían en Sevilla en un festival a beneficio de las Casas Baratas. Ignacio Sánchez Mejías dijo despeés de verlos torear: “Solamente les falta ser hombres”.

El 30 de agosto, mientras torea Mnolo en San Sebastián, será alabado nada menos que por Machaquito, que presencia su faena desde una barrera. El 23 en Badajoz, ya se vislumbra una carrera resplandeciente. En la prensa de la época puede seguirse la progresión vertiginosa de los dos hermanos becerristas.

Antes del inicio de la temporada 1926, el ministro de la Gobernación prohíbe torear a los menores de edad. Tendrán que poner la mirada en el sur de Francia y plantear esa temporada allí. Cosecharon éxitos en Châteaurenard, Béziers, Arles, Nimes, Aix, Marsella, Burdeos, etc. La prensa francesa se vuelca con ellos.

Desde Francia marcharán directamente a México con su padre, donde tuvieron un caluroso recibimiento. Debutarán en la Plaza de El Toreo de México D.F. el 25 de diciembre de 1926, con un triunfo apoteósico. Siguieron actuaciones con llenos absolutos en San Luis de Potosí, Apizaco, Jalapa, Puebla. Uno de los homenajes con los que fueron agasajados, sería una fiesta en los salones del palacio presidencial del castillo de Chapultepec. Torearán después en Monterrey, Orizaba, Guadalajara, Torreón, Ciudad Juárez, etc.

Después viajarán a Estados Unidos. En Nueva York, donde nunca antes había toreado nadie, el 27 de julio de 1927, protagonizaron un curioso festejo taurino en el Coney Island Stadium, haciendo un insólito paseíllo a ritmo de fox-trot.

Su alternativa tiene lugar el 30 de junio en Zaragoza. Después de torear algunas corridas por España, ya la prensa pone de manifiesto su genialidad y anuncia que se trata un torero de los que marcan época. Comienza a alternar en carteles con las figuras de aquellos años, como Marcial Lalanda, Nicanor Villalta, Cangancho, Chicuelo, etcétera. Grandes tardes en Oviedo, Salamanca, Jaén… En donde sale victorioso. El 12 de octubre es la confirmación en Madrid.

Temporadas históricas las de 1929 en adelante. Inauguró plazas como la de Maracay (Colombia) o la de Casablanca (Marruecos). En el tenso ambiente político de las elecciones de 1936 había carteles por las calles de Sevilla que nos dan a entender la repercusión en el planeta taurino :

“Sevillanos, votad por Manolo Bienvenida, que lo mismo torea con la derecha que con la izquierda y todas las faenas las hace en el centro”.

En plena guerra civil, el 31 de agosto de 1938, un cáncer de pulmón le siega la vida en San Sebastián. Falleció en el punto álgido de su carrera, había alcanzado ya la cumbre profesional. Se iba  un torero legendario para la Historia de la Tauromaquia y una de las figuras más importantes de la Dinastía.

Panel de Textiles

Galería Fotográfica

Galería Fotográfica
Conoce el archivo gráfico de Manuel Mejías Jiménez. Bienvenida IV.

Visitar

Novedades en tu e-mail

Suscríbete a nuestro Boletín para recibir novedades en tu e-mail

Selecciona la(s) lista(s):