juan-bienvenidaJuan Mejías Jiménez, Bienvenida IX (1928-1999):

Nacido en Sevilla, es bautizado con el nombre de Juan en honor a Juan Belmonte. Cuando se inaugura la pequeña plaza de la finca familiar de “La Gloria”, en 1931, su hermano Manolo, ya  torero de fama, toreará con él en brazos. Mientras estudia en el Liceo Francés, su vocación de torero comienza a manifestarse. Toreará su primer becerro en la plaza de Fuencarral.

En el festival de Arganda de 1942, tras ejecutar unos lances, recibirá su primer revolcón. Aunque no sería presentado hasta el 1 de abril de 1943, en Linares, con sus tres hermanos completando cartel.

En la temporada de 1945, en Motilla del Palancar, viste por primera vez traje de luces y comienza su carrera profesional como becerrista. El festival de Arganda del mismo año, lo toreará con sus hermanos y su padre, que lidiaría en público por última vez, a los 61 años.

En 1946 debuta con picadores, el 30 de mayo en La Roda (Albacete), y tras ocho tardes apoteósicas  en las plazas de “Las Arenas” y la Monumental, de Barcelona, se hace con el puesto del mejor novillero de la temporada. El 13 de octubre toreará en Santarém (Portugal), con un éxito rotundo. Los periodistas lusos Niza da Silva y Saraiva Lima lo encumbraron en sus artículos.

Comienza la temporada 1947 con una cogida grave el 30 de marzo en Barcelona. En esta novillada la prensa y el público alabará su pundonor de no retirarse a la enfermería hasta ver muerto al astado.

La temporada de 1948 estará ensombrecida por varias heridas que propician más, si cabe, su mala suerte en los ruedos; consigue, no obstante, defender su sitio como novillero a base de perseverancia.

En 1951 toreó con lucimiento en Tánger y en 1954 tendrá lugar su primer paso por los ruedos americanos. Será en Perú, su hermano Antonio viaja con él.

Tras saber reponerse constantemente de todos los golpes de mala suerte que vive en su carrera de novillero, toma la alternativa el 24 de abril de 1955 en Barcelona, de manos de César Girón.

En 1956, el 7 de marzo, resulta herido en un festival en Valdemoro al salir de un par de banderillas (fue consumado banderillero); reaparecería el 12 de agosto en Marsella (Francia).

Debuta en Colombia en 1957 y al año siguiente en Venezuela. Esta temporada de 1958 habría de traer también una lesión en Almendralejo, provocada por un Miura, en el tobillo izquierdo, algo que marcaría negativamente el resto de su carrera. Son temporadas accidentadas pero Juan consigue reponerse y hacerlas medianamente buenas.

En la de 1960 recibe dos cornadas graves, una de ellas en Quito (Ecuador). En 1961, reaparecerá en una curiosa corrida de toros organizada en Beirut (Líbano) por unos empresarios libaneses, donde comparte cartel con Mondeño y Julio Aparicio. Para tal fin, se acondicionó el estadio olímpico de la capital. Fueron dos festejos, a los que acudieron 60.000 personas el primer día y 100.000 al día siguiente.

El 14 de abril de 1963 torearía por última vez en Madrid. En mayo debutó en México, toreando en Ciudad Juárez y Tijuana.

A partir de 1965 lidiará algunos festivales entre frecuentes intervenciones quirúrgicas y rumores de reaparición. Seguiría vinculado a los toros como empresario, apoderando a grandes figuras de aquellos años, como Joaquín Bernardó, Jaime Ostos, Luis de Aragua y Dámaso Gómez.

Juan Bienvenida tuvo que demostrar su valía en todo momento. A pesar de todos los sinsabores que marcaron su trayectoria taurina, supo afrontarlos cargado de tesón y de una voluntad inquebrantable.

Economía y Toro

Galería Fotográfica

Galería Fotográfica
Conoce el archivo gráfico de Juan Bienvenida. Bienvenida IX.

Visitar

Novedades en tu e-mail

Suscríbete a nuestro Boletín para recibir novedades en tu e-mail

Selecciona la(s) lista(s):